archivo

Archivo de la etiqueta: técnico facilitador

Sabemos que hace unos años hubo un Jane’s Walk en Jaén, aunque hemos sido incapaces de encontrar información. ¿Y qué es un Jane’s Walk? Es un evento que se celebra de forma anual y que está organizado por ciudadanos que cuentan la historia y el devenir de sus barrios, animando a todo el que participa a compartir memorias, desgranar el funcionamiento urbano de su vecindad y fomentar una vida animada de acera.

Estos paseos emplean el fantástico método de caminar como técnica para aumentar la cohesión vecinal; también para observar, explorar, analizar, escuchar, aprender y compartir barrio de forma colectiva, “para imaginar ciudades mejores”. Es una manera de hacer protagonistas a los residentes de un barrio, los auténticos conocedores del funcionamiento de sus comunidades y que (al menos hasta ahora) han estado apartados del proceso de hacer ciudad, cedido a técnicos y políticos. Están inspirados en los textos de Jane Jacobs (1916-2006), periodista, activista y divulgadora científica teórica del urbanismo y activista politicosocial, nacida en los Estados Unidos y autora de “Muerte y vida de las grandes ciudades”. En su libro, publicado en 1961, “critica fuertemente las prácticas de renovación urbana de los años cincuenta, aportando ideas innovadoras y todavía vigentes sobre cómo funcionan las ciudades, cómo evolucionan y cómo fracasan. La autora defendía los usos mixtos, el espacio público y la diversidad dentro de las ciudades, en contraposición a la oleada de modernismo y planificación que apostaba por la ciudad racional y zonificada caracterizada por grandes polígonos de viviendas, zonas comerciales y zonas de trabajo conectadas por grandes vías de comunicación basadas en el automóvil” (Urbaning).

Los recorridos, derivas o paseos de Jane surgen a partir de su muerte, formándose en Toronto la asociación Jane’s Walk para divulgar su legado y sus ideas. Se celebra el primer fin de semana de mayo (coincidencias: en España el primer domingo de mayo es el día de la madre) y cada vez son más ciudades las que se unen. Como siempre nosotros, estamos pensando en #Jaén.

jjw_logo_2012-1_web

Es una manera de acercarse al conocimiento local, basado en lo cercano, cotidiano, subjetivo, emotivo, concreto y vivencial. Un conocimiento que se ha obviado durante años en los proyectos urbanísticos y arquitectónicos y desde el cual abogamos en Estudio Atope como técnicos facilitadores para que los ciudadanos se conviertan en cUIdadanos y se apueste desde las administraciones por un urbanismo participativo de abajo hacia arriba.

Jane Jacobs ideas(Imagen realizada por James Gulliver Handcock)

 

 

Jan Gehl establece una serie de emociones en las personas en función del mapa urbano en el que nos adentremos. Según este urbanista social, la importancia de la escena urbana a nivel del ojo es capaz de atraer o disuadir a los peatones, siendo la base de esta teoría “las fachadas en planta baja, las cuales proporcionan un vínculo importante entre edificios y personas”.

Este artículo afirma que el diseño urbano de nuestras ciudades “no siempre presenta un sentido coherente desde una perspectiva social”, ya que existen espacios (que según Michel de Certeau son lugares practicados donde son los caminantes los que transforman en espacio la calle geométricamente definida como lugar por el urbanismo) habitados por la gente debido a sus características urbanas, espaciales, sociales, medioambientales, etc, que hacen del paseo a pie una acción agradable y apetecible, y otros espacios que por el contrario, ahuyentan a cualquier peatón que se plantee transitarlos.

El urbanismo aburrido no hace más que confirmar esta teoría, describiendo “una serie de indicios que demuestran la existencia de esa idea dentro de la cartografía urbana de las ciudades y que presenta una relación estrecha en el diseño de fachadas y sus viales […] Jan Gehl observó que la gente camina más rápidamente frente a las fachadas en blanco; en comparación con una fachada abierta, con diferentes colores o relieves”. Una ciudad, sus barrios y calles, han de ser pensados (o re-pensados) desde una óptica multidisciplinar que abarque diferentes materias y que consiga un trabajo colaborativo que nazca del diálogo entre todas ellas; ya que el técnico urbanista como tal, no puede tener conocimiento de todas las piezas que conforman el puzzle de cada una de nuestras urbes. Se ha de tener en cuenta el contexto, a sus habitantes y a sus usuarios, a las reglas de juego con las que cuenta cada barrio acercándonos a la escala local, a lo cercano, a lo vivencial, a lo cotidiano. Experimentando con nuevas herramientas urbanas que, tanto especialistas como la sociedad de a pie, podamos aportar para mejorar nuestra calidad de vida.

2016.02 Urbanismo Aburrido

 

Hemos iniciado una nueva aventura: Colectivo #Medellín8.

Como casi todas estas agrupaciones, #Medellín8 surge de unir iniciativas e inquietudes comunes. En este caso en particular, nacen de un grupo de arquitectos cuyos caminos se encontraron en un Seminario Internacional de Urbanismo en el Caribe (qué bien suena) y que estrecharon lazos y amistades en los pasillos (el pasilleo y los bares en los congresos, son el mejor espacio para establecer redes y afinidades). Cada uno poseemos especialidades diferentes que nos regalan una mirada distinta sobre la ciudad, y lo que perseguimos con esta unión es interactuar y aprender tanto entre nosotros como de otras múltiples disciplinas.

Hoy (08OCT15) hemos hecho nuestra primera intervención como Colectivo. Ha sido para el Congreso “Encuentro de Innovación en el Diseño y la Construcción – NODO, en la Universidad Autónoma de Aguascalientes (México), ante una asistencia de alrededor de 1000 personas. Nuestra conexión allí era Martín Gómez-Tagle, parte del equipo, y con una ponencia que hablaba sobre el procomún, los colectivos y sobre hacer una arquitectura crítica fomentando la participación de una sociedad activa. Cada uno de nosotros ha hecho una intervención online (desde Colombia, Chile, Uruguay y Brasil) y hemos abierto un debate sobre nuestros actuales temas de trabajo, que a su vez reúnen las inquietudes que generaron en su momento el nacimiento de #Medellín8:

  • Arquitectura Crítica-Sociedad Activa
  • Urbanismo de Código Abierto
  • Democratizar el acto de hacer ciudad
  • Soy Arquitec@ y no soy indiferente
  • La formación en las Escuelas de Arquitectura – La multidisciplinariedad
  • Diseño Participativo e Innovación Social
  • Problemas comunes, soluciones puntuales
  • TIC’s (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y Ciudad
  • Juego, Educación y Ciudad
  • Memoria e Identidad Colectiva
  • Lo Glocal
  • Procesos “de arriba hacia abajo” (Top-Down) y “de abajo hacia arriba” (Bottom-Up)
Imagen de un momento de la intervención de #Medellín8

Imagen de un momento de la intervención de #Medellín8

Seguiremos investigando en torno a estos temas, aprendiendo de otros congresos, de otros ponentes, estudiantes, acciones y experiencias.
 
 

Ontem marcou o início de um novo desafio: Coletivo Medellin8. A origem da proposta do Coletivo surgiu das inquietações de um grupo de arquitetos cujos caminhos se encontraram em um Seminario De Urbanismo Internacional em terras Colombianas. Cada membro é especialista em diferentes áreas da arquitetura e traz ao grupo um olhar distinto sobre a cidade.

Hoje fizemos a nossa primeira intervenção como Coletivo, participando do Congresso ” Encuentros de Innovación en el Diseño y la Construcción – NODO ” na Universidade Autónoma de Aguascalientes, México.

‪#‎Arquitetura‬ ‪#‎ColectivoMedellin8‬ ‪#‎cidade‬ ‪#‎GestãoUrbana‬ ‪#‎EspaçoPúblico‬ ‪#‎tamojuntohomero‬ ‪#‎doação‬ ‪#‎medulaossea‬
(Traducción por Sati Fukunaga)
 
 

No es extraño encontrar imágenes de paneles y planos repletos de pósit [1] cuando buscamos en la red metodologías participativas en los nuevos procesos urbanos. La primera impresión que provocan estas imágenes, aparte de que nos puedan llamar más o menos la atención, es que el uso de estas pequeñas notas de colores puede resultar muy obvio e incluso algo infantil: se realiza un cuadrante con diferentes temas que afectan a un mismo problema (o espacio urbano, en este caso) y se opina mediante pósit de colores, donde cada color representaría una dimensión relacionada con la cuestión planteada.

Bien utilizado (como todo) el pósit es una herramienta muy útil al realizar acciones participativas en proyectos urbanos. Por lo que no estaría mal plantearse qué metodología se va a elegir en función del contexto en el que se va a intervenir y dependiendo de los actores sociales con los que se va a trabajar.

Acuerdos y desacuerdos productivos en la playa, por VIC Vivero de Iniciativas Ciudadanas

Acuerdos y desacuerdos productivos en la playa, por VIC Vivero de Iniciativas Ciudadanas

>> Qué aportan las acciones participativas en los procesos urbanos

Estas técnicas sirven para realizar el análisis urbano desde la reflexión colectiva, poniendo a pie de calle temas relacionados con el hecho de hacer ciudad que históricamente han estado en manos de técnicos y políticos. Es decir, se pasa de un análisis tradicional de la realidad a través de datos objetivos, a analizarla aportando también datos cualitativos, como situaciones y emociones de los participantes (los cuales a su vez suelen estar muy relacionados con el ámbito a tratar). Es importante resaltar que, aunque estos procesos surgen tras la burbuja inmobiliaria como opciones frente a un modelo urbanístico que se basaba en la especulación y en los procesos de arriba a abajo (top-down), no son nada nuevo, sino que cuentan con referentes históricos que no hay que olvidar (tanto teorías como experiencias reales) [2].

El pósit se convierte en los procesos de abajo hacia arriba (bottom-up) en un elemento de reflexión individual que aporta la misma voz a todas las personas presentes, evitando la aparición de líderes y la ausencia de personas más introvertidas. Es decir, comienza sentando las bases de un proceso democrático que promueve la integración de múltiples miradas y la corresponsabilidad [3] (tanto en las decisiones tomadas como en el mantenimiento de los proyectos ejecutados a raíz de estos planteamientos). También fomenta el diálogo entre las partes y la construcción colectiva tanto del análisis de un espacio urbano como de propuestas y soluciones sobre el mismo.

Las técnicas grupales que podemos emplear son muy variadas, escogiendo una u otra dependiendo del grupo o grupos con los que trabajemos, y del contexto en el que nos movamos. Entre las técnicas que podemos encontrar para la búsqueda de espacios intermedios que sustituyan posiciones discursivas rígidas y que visualicen de una manera gráfica dónde se encuentran las prioridades de trabajo [4], se encuentran:

  • SOCIOGRAMA: instrumento y herramienta de investigación colectiva que se emplea para mapear y representar las relaciones que existen en un determinado grupo de actores sociales en una situación o proyecto en concreto.
  • FLUJORAMA: técnica de análisis colectivo que tiene en cuenta la multitud de factores que determinan el conocimiento de un hecho o problema, y que favorece la construcción colectiva de propuestas.
  • MATRICES DE ACTORES: esta técnica relaciona a los distintos actores que pueden intervenir en un proceso urbano y revisa las relaciones, aportaciones y conflictos que pueden establecerse entre ellos.
Ejemplo de Sociograma [Fundación Rizoma+Paisaje Transversal]

Ejemplo de Sociograma[Fundación Rizoma+Paisaje Transversal]

Hemos de ser conscientes, en este caso como técnicos y como dinamizadores de las acciones, que no se puede mecanizar un proceso de estas características, y que habremos de escoger una estrategia en función del tejido asociativo y social donde vayamos a trabajar, para así reconocer si podemos hablar de gestión participativa del espacio a transformar[5]. Para enriquecer los procesos, será fundamental la colaboración entre disciplinas y el intercambio de saberes técnicos y sociales. Durante las dinámicas, será interesante y fructífero detenerse en los procesos además de en los productos finales, ya que el desarrollo de los microconsensos, la obtención de enunciados generales a raíz de los pósit individuales, etc, pueden generar desbordes, entendidos estos como resultados subjetivos no previstos en el momento de planificar la técnica[6].

Por todo esto, es necesario ir más allá y no banalizar el uso del pósit.

 
María Toro Martínez [ESTUDIO ATOPE]

 
 

[1] Escrito tal y como aparece en la RAE

[2] Para mayor información, recomendamos este artículo de Paisaje Transversal

[3] SOCAS, J., SAAVEDRA, L.M., HERNÁNDEZ, G. 2003, La técnica del flujograma: apuntes desde la práctica. Curso ‘Experto en nuevas metodologías de las Ciencias Sociales’, Universidad Complutense de Madrid, pág.2.

[4] SOCAS, J., SAAVEDRA, L.M., HERNÁNDEZ, G. Op.Cit. pág.10.

[5] LÓPEZ, C. Participación ciudadana en la cultura: concepto y realidad. Consultado en enero de 2015, en http://www.eldiario.es/cultura/politicas_culturales/

[6] SOCAS, J., SAAVEDRA, L.M., HERNÁNDEZ, G. Op.Cit. pág.10.

 
**ARTÍCULO ORIGINAL PUBLICADO EN COLECTIVO ’99**
 

A %d blogueros les gusta esto: