archivo

para APRENDER

Soy autónoma. Algo nada raro si trabajas en el mundo de la arquitectura. La historia llega cuando la vida de entrega de la escuela (sí, ésa que creías que se terminaría una vez finalizada la carrera) se cuela en tu vida. Siendo 2 autónomos sin niños, no podemos decir que lo lleváramos mal (aunque las noches de entrega se hacen más pesadas conforme la edad va avanzando).

Y llegaron los pequeños. La jornada se hace muy intensa por la mañana aprovechando sus horas en la guarde o el cole, aprovechas también sus siestas para seguir trabajando, disfrutas las tardes con ellos jugando y por la noche, cuando se acuestan, sigues trabajando. Y si hay entregas (concursos, proyectos que se alargan en el tiempo,…), sacrificas los fines de semana y los donas a la familia y vas a toda prisa para poder verlos un rato. Con el consuelo de que jugando con los primos están pasándolo genial.

En este segundo embarazo no creí (ni creo) poder ser capaz de estar trabajando hasta el último día, así que decidí apretarme estos primeros meses para no quedarme atrás: concursos colaborando con otros profesionales, licitaciones, terminar proyectos atrasados, informes, congresos, encuentros, finalización del doctorado, entregar presupuestos y verlos con otros compañeros por si yo no podía después hacerme cargo, etc. ¿En qué ha quedado todo esto? En que he petado. Mi cuerpo me ha dicho a mis 20 semanas de gestación que pare. Tras tantos viajes estas semanas para participar en jornadas de patrimonio y participación ciudadana, correcciones de tesis, reuniones para terminar varios proyectos, etc, etc… no puedo caminar. Reposo relativo es lo que me han recomendado. Por suerte, no hay riesgo ni para mí ni para el bebé. Mi estado físico, sin embargo, sí está comprometido.

Al reposo relativo, al día siguiente de ir a urgencias, no pude hacerle mucho caso: tenía 2 reuniones que me daba muchísima pereza anular (ya nunca sabes cuándo van a poder ser), una visita de obra ineludible y entrega de papeleo. Como por la mañana me levanté bien, decidí que esto tampoco sería mucho esfuerzo. Error fatal: volví a petar por la tarde. Mi segundo día ya me lo he tomado en serio. Con el pensamiento de: es mejor parar 2 días a estar 3 semanas jodida sin poder trabajar al 100%. Ésa es la realidad. Una vez que sabes que tu bebé está bien y tú también, lo segundo es pensar en terminar trabajos para que no se queden colgados o para no quedarte sin la opción de acceder a ellos.

Y es que, es muy fácil que te recomienden reposo relativo. Pero si no hay riesgo para el bebé o la madre, no hay baja y no hay ingresos (leer condiciones de la Seguridad Social, que es mi caso). Toca trabajar hasta el último día. ¿Quién hace mi trabajo si yo no puedo? Nadie. Todo se para, menos el teléfono, que no deja de sonar. ¿Me esperarán, se adelantará alguien, perderé este trabajo, me volverán a contratar? Todo un sinfín de preguntas que rondan mi mente (y la de muchas otras).

Mi madre me decía que ella subía los 4 pisos de nuestro edificio conmigo montada en el carrito y embarazada de 9 meses de mi hermano, que subía la compra, limpiaba y no paraba en todo el día (como la frase típica de madre); que qué nos estaba pasando en general. Teníamos muchos problemas. Y me hizo pensar que el esperar al momento perfecto, esperar la estabilidad en mitad de la crisis económica que azotó (y azota) el país, el no querer parar la formación y acumular experiencia para el currículum,… Todo esto nos ha hecho ser mamás muy tarde. En mi caso, 10 años después de lo que lo fue mi madre. Y eso, aunque nos creamos jóvenes, deportistas, sanas y guays, se tiene que notar.

Todavía queda mucho por conseguir… Y pese a todo, se han introducido mejoras como la ampliación de la baja de paternidad (esos compañeros de vida que nos apoyan en todo), la reducción de la cuota de autónomos una vez finalizada la baja por maternidad (tarifa plana para madres autónomas que habiendo cesado su actividad reemprendan su negocio antes de dos años después del cese) y el ingreso de la base reguladora de manera íntegra durante esos 4 meses (16 semanas).

 

 

 

Venir con las pilas cargadas del I Encuentro de Patrimonio de Proximidad. Eso es lo que nos ha pasado. Y lo contamos porque venir emocionados de unas jornadas, no es algo tan habitual. Como os contamos aquí, este I Encuentro de Patrimonio de Proximidad ha estado destinado a dar a conocer las iniciativas de activación del patrimonio en el territorio andaluz basada en la movilización para su salvaguarda y en la complicidad de la comunidad y los agentes. A lo largo de las presentaciones, se ha visto un cambio paradigmático: el reconocimiento a los habitantes, el cederles un puesto protagonista en la toma de decisiones, en incluir a la población en una exposición museística, integrar el papel de la mujer en la historia a través de los museos, dar a conocer el patrimonio de un territorio a sus habitantes para que lo protejan, lo respeten y lo disfruten y que su éxito no resulte una carga turística para los municipios, cómo asociaciones culturales y vecinales hacen más por preservar su patrimonio que las propias administraciones, cómo se produce a partir de aquí la escucha activa,… todo esto y más, aprendimos el 7 y 8 de mayo. Como dijo Isabel Luque, fue un “mapa vital de experiencias e iniciativas en torno al patrimonio”. Todas estas buenas prácticas entrarán a formar parte de la red de agentes del patrimonio cultural, como grupo redactívate. El pertenecer a este grupo y no sentirnos solos reivindicando un urbanismo participativo que nazca desde abajo hacia arriba, que implique a la ciudadanía, que incluya su conocimiento en los proyectos técnicos y sobretodo, que no sea un maquillaje político en la intervención urbanística y urbana, nos hace sentirnos más fuertes y más convencidos de seguir trabajando en este sentido: como técnicos facilitadores entre políticos, técnicos y residentes/usuarios/habitantes (entre todos, hacemos, somos, ciudadanía).

20180507_1433_7926-w

Sí, la crisis nos dio la oportunidad de parar, de hacer realidad un sueño que teníamos en la escuela y que de haber salido ya con trabajo en un estudio y sumergidos ya en la vorágine de los proyectos, quizás no hubiéramos podido dedicarle tiempo. Ni especializarnos, ni conocer otras formas de hacer ciudad, ni materializar ese deseo.

Vamos a seguir tejiendo redes, conexiones y sinergias con otros colectivos, asociaciones, instituciones, etc. ¿Qué falta, qué pedimos? Abogamos por una participación ciudadana que no sea mero postureo, apoyada por instituciones y administraciones que piensen a largo plazo (más allá de las elecciones) y crean en estos procesos transversales de gestión urbana (social, económica, cultural, medioambiental, etc), perspectivas integrales que favorezcan la colaboración entre concejalías y los trabajos interdisciplinares, para lo cual es imprescindible contar con técnicos (municipales o autónomos) y ciudadanos implicados que se involucren en este tipo de proyectos.

 

 >> Listado de iniciativas participantes en el I Encuentro Patrimonio Proximidad

… la pedanía jiennense Miraelrío (Vilches) es un Bien de Catalogación General dentro de DOCOMOMO?
 

DOCOMOMO se corresponde con las siglas Documentation and Conservation of buildings, sites and neighbourhoods of the Modern Movement (DOCUMENTACIÓN Y CONSERVACIÓN DE LA ARQUITECTURA Y EL URBANISMO DEL MOVIMIENTO MODERNO). Es una organización internacional creada en 1990 con objetivo de inventariar, divulgar y proteger el patrimonio arquitectónico del Movimiento Moderno.

Miraelrío se cataloga dentro del registro de Equipamientos Modernos, que “junto con la vivienda, son edificios destinados a infraestructuras cívicas que son objeto de una profunda transformación a lo largo del siglo XX. Los lugares públicos y los nuevos programas requerirán nuevas formalizaciones: centros docentes, centros de salud y asistenciales, espacios para la administración y espacios para la religión adoptarán el lenguaje de la modernidad. También lo harán los espacios del comercio, del ocio, del transporte y del turismo”.

El proyecto del nuevo pueblo de colonización Miraelrío es obra del arquitecto José Luis Fernández del Amo, quien “construye 14 pueblos durante 20 años al servicio del Instituto Nacional de Colonización (1947 – 1967)”.
“La edificación del poblado de Miralrio entre 1964 y 1967 fue una iniciativa perteneciente a la última etapa constructiva del INC en la que primó la puesta en riego y la concentración parcelaria sobre la colonización integral. Es un poblado de pequeña entidad, vinculado a la transformación en regadío de la finca del mismo nombre y se realizó bajo la dirección del arquitecto José Luis Fernández del Amo, autor de algunas de las más interesantes propuestas urbanísticas y arquitectónicas en los poblados de colonización del INC. Aquí ensaya una propuesta radial en el que el pueblo no solo se adapta a la orografía del terreno, sino que hace de ella y del paisaje su razón de ser. La meseta que le sirve de emplazamiento es coronada por un anillo de 68 viviendas con los corrales y dependencias agrícolas dispuestas radialmente hacia las parcelas, agrupadas de dos a dos en una planta hexagonal, orientando las estancias de uso doméstico hacia el interior de la ordenación elíptica, segregando a lado opuesto las dependencias agrícolas mediante patios. En el interior un gran espacio libre forestal que rodea a un núcleo central donde se localizan los equipamientos y los edificios y espacios de relación: iglesia, consultorio médico, dependencias administrativas y plazas. En ellos confluyen las formas tradicionales de la arquitectura popular sin renunciar a la expresión del lenguaje moderno”, IECA.

01_and_ora21_04_e-s-p

Miraelrío se basa en “la fabulación sobre una ciudad ideal, que concentraba aspiraciones de participación social y política, de desarrollo espiritual, social o económico. En las décadas 40 y posteriores, lo vernáculo se consideró junto a las nuevas corrientes del funcionalismo y constituyó en motivo para racionalizar los nuevos poblados de viviendas, realizados en tiempos de gran necesidad de alojamientos para acomodar al éxodo rural a las ciudades de gran crecimiento. En el realojo en masa de los Poblados de Absorción en Madrid, bajo la iniciativa política del arquitecto Fonseca, investigaron y participaron Vázquez de Castro, Carvajal, Francisco Cabrero, Rafael de Aburto, e Íñiguez de Onzoño y otros jóvenes arquitectos de entonces. Los poblados realizados para el Instituto Nacional de Colonización de Fernández del Amo en Belvís del Jarama (Madrid), Vegaviana (Cáceres), Cañada del Agra (Albacete), Miraelrío (Jaén) etc., constituyen un ejemplo urbanístico, arquitectónico y artístico muy valioso y aún inexplorado de integración entre lo popular y lo moderno”, González, M.J.

2016-09-miraelrio

(1) Miraelrío (1964), pedanía de Vilches, Jaén. José Luís Fernández del Amo Moreno (2)Perspectiva de la ciudad ideal de Chau (1804) Imagen: Jiménez Rabasco, F.


 

Hoy os invitamos a ver el documental Bogotá Cambió sobre la evolución que experimentó la ciudad de #Bogotá en los años 90. El documental trata de los mandatos de dos políticos diferentes en cuanto a sus formas de hacer ciudad. Cada uno a su manera, desde sus propias vivencias, filosofía de vida y expectativas urbanas: Antanas Mockus y Enrique Peñalosa.

Nos ha llamado profundamente la atención cómo Mockus, desde su perfil académico (fue rector de la Universidad Nacional de Colombia), apostaba por edificar la CULTURA y EDUCACIÓN CIUDADANA bogotana a través de acciones poco ortodoxas y nada convencionales para conseguir “el mantenimiento de la paz, la reducción de la inseguridad y la preservación de la vida”. Algunas medidas que se reflejan en el documental son las siguientes:
* mimos que visibilizaban los malos comportamientos ciudadanos, que los exhibían e incluso ridiculizaban para ir creando conciencia sobre qué es educación cívica y la importancia que tiene ésta para asegurar una ciudad amable y respetuosa. Para fomentar la importancia de lo colectivo y lo común frente al individualismo que radicaba en las calles.
* paneles con la figura de policías donde cualquiera podía poner su cara y convertirse en un miembro de la ley, amonestando a sus conciudadanos siempre que no respetaran las normas urbanas para una buena convivencia. Todo con el fin de “incorporar conceptos pedagógicos de respeto en la movilidad”.
* en definitiva, el deseo de querer conseguir una ciudad zanahoria (zanahorio para un colombiano es aquella persona responsable -juiciosa-, sana y respetuosa) a través de acciones cotidianas que fueran construyendo en el tiempo una ciudad mejor, que fueran aumentando la calidad de vida de sus habitantes.

Sin embargo, la transformación que deseaba para la ciudad Peñalosa se centraba en la dimensión física, en elaborar Planes de Desarrollo que favorecieran espacios para el peatón frente a la hegemonía de los automóviles, y en desarrollar estrategias (algunas extremadamente invasoras que se tratan tangencialmente en el documental) para garantizar la seguridad ciudadana frente a la violencia y el narcotráfico:
* aumentar la cantidad y la calidad de los espacios públicos.
* llevar instalaciones urbanas hasta los barrios informales.
* desarrollar grandes proyectos urbanos que intentaran descongestionar el tráfico y reducir la contaminación de la ciudad (creó el Transmilenio como mejora del transporte público).
* instaurar los domingos y festivos para la Ciclovía, diseñar el trazado de ésta e importar el Día sin Carro para la ciudad.
* construir infraestructuras que estuvieran al servicio de la ciudadanía: bibliotecas, colegios, etc.

Os dejamos el enlace de este interesantísimo documental para comprender un poco más la evolución de la ciudad de Bogotá, su situación actual, su contexto precedente, sus ganas de cambio, su idiosincrasia, sus cualidades, potencialidades, virtudes y defectos:

Bogotá Cambió from democratos ciudadano on Vimeo.

 

… en la primera fase del Bulevar de Jaén existe una antigua alberca integrada en el mismo?
 

Nosotros nos hemos enterado esta semana a través de las redes sociales. Según Ideal Jaén, “la primera fase del parque del Bulevar, bautizada como Parque Juan Pablo II, fue inaugurada en diciembre de 2002 […] El arquitecto municipal integró la citada alberca, conocida antaño como de San Juan, y que se llena sola con los acuíferos de la zona. Para integrarla se construyeron rampas de acceso al estar más baja que la cota del parque”.

Ha estado abandonada durante bastante tiempo, ya que la empresa concesionaria no se hacía cargo de su mantenimiento. Pero esta semana el Ayuntamiento ha decidido sacarla de su estado de degradación y acondicionar de nuevo la alberca y su perímetro (traviesas antiguas de ferrocarril). Ahora bien (por pedir…), una señalética explicando qué fue no estaría de más. Ya que de las infinitas veces que hemos paseado por allí, no teníamos ni idea de la importancia que tenía, sólo veíamos un estanque abandonado. Es más, hemos intentado buscar algo más de información, y nos ha sido imposible. Para que las cosas tengan importancia, debemos dársela, darlas a conocer, difundirlas. Vamos, ¡no es tan difícil! #enJaénSíHay

“A través del conocimiento se puede llegar al verdadero aprecio de las cosas, y a través de éste, a poner los medios para su preservación” (Almagro Gorbea, A.)

Fotos: JM Liébana

Fotos: JM Liébana

2016.07 Liébana JM 02

Hace unos días veíamos en el muro de facebook de una amiga esta noticia que llamó profundamente nuestra atención: Los niños recuperan la calle. Nuestra amiga no es arquitecta; es cierto que estudió Aparejadores hace ya mucho tiempo, pero su vida, sus deseos e inquietudes, la han llevado por otros derroteros emprendedores llenos también de creatividad, diseño y tesón. Sin embargo, leemos esta iniciativa y vemos (con una sonrisa) que los promotores de la idea han sido una pareja de arquitectos. Y es que llevamos pensando ya mucho mucho tiempo, que somos mentes inquietas (¡en tantos ámbitos!)… o al menos, el grupete que salió de la ETSA-Granada, nuestros compañeros que ya llevan siendo nuestros amigos casi 17 años (ahí es na). Y es que nos acordamos de ellos porque esta propuesta, podría haber salido de cualquiera de nuestras conversaciones de whatsapps, de teléfono, del blog ’99 que compartimos algunos, etc.

Y sin más rodeos, os contamos esta propuesta que surgió hace 4 años buscando “devolver el uso común y mediterráneo a la calle, en definitiva, hacer ciudad”. Los arquitectos, y padres primerizos, María Bermejo y Arturo López necesitaban un lugar cerca de casa donde su hijo pudiera jugar, relacionarse con otros niños “y, por qué no, que también les brindara a ellos la oportunidad de entablar nuevas amistades con otros adultos. Arturo recuerda casi abrumado que María paraba a otras parejas que ya tenía bicheadas para proponerles quedar en la calle. De allí a crear un grupo de Whatsapp quedaba un paso. Ahora son 76 familias. Al principio se reunían en la plaza de La Constitución, pero se vieron obligados a mudarse por el efecto de la Semana Santa, la Feria y los múltiples acontecimientos que periódicamente la ocupan. Buscaron a conciencia un lugar amplio, fresco en verano y cálido en invierno. La calle Alcazabilla reunía todas las condiciones […] aún sin columpios ni cualidades preestablecidas para el juego, tienen que inventar”, explica María Bermejo. Ellos no han conocido aquellas calles desiertas a la caída de la tarde, que muchas veces daban miedo, recuerda Isabel Valero, madre de la plaza ahora sorprendida porque se haya pasado de no haber un solo bar al otro extremo. Es verdad que dan mucha vida a la ciudad, pero empiezan a pasarse, sobre todo con las terrazas, explica. Lo peor es que no respetan la vía pública de forma continuada, agrega María Bermejo. No obstante, reivindica su lugar en esta encrucijada de intereses: La ciudad es nuestra. Tiene sus inconvenientes, pero sabemos cómo sortearlos y compensa“.

Como decía Francesco Tonucci, “los adultos somos peores si no nos controlan los niños, peores como personas, como conductores, etc. y la ciudad se hace así más insegura“, y cuando esto pasa, suele estar directamente relacionado con el momento en que sus habitantes, residentes y usuarios, no se sienten seguros en sus aceras. Como decía Jane Jacobs, “mantener la seguridad de una ciudad es una tarea fundamental de sus aceras y sus calles“. La gente llama a la gente. Una calle se hace menos insegura cuando las relaciones de confianza en el grupo se restablecen, cuando hay ojos que nos vigilan dentro de una cohesión vecinal establecida y tejida con acciones cotidianas como ésta que hoy os mostramos. Cuántas veces no nos hemos contado los unos a los otros cómo nuestros padres nos mandaban andando al cole (el cual siempre estaba en un radio cercano) cuando contábamos con 10-11 años, confiando en el resto de madres (generalmente) que iban en el mismo camino, en la propietaria de la tienda de chucherías de la esquina o en el grupo de hermanos mayores que hacían también de custodios urbanos. Y esto es algo que se debe construir tanto de arriba a abajo propiciando espacios públicos, manteniendo su calidad y sus cualidades, fomentando actividades que permitan a los ciudadanos “compartir su tiempo y sus pensamientos. Espacios donde aprender a mediar, a ceder, a reconocer a los demás en sus diferencias y necesidades. Abogando por una confianza y un sentimiento de comunidad que a la vez respete la intimidad de las personas” [1]; como también de abajo hacia arriba siendo agentes activos y responsables en el cuidado de nuestras ciudades. Entendiendo por cuidado una educación urbana básica: limpieza, capacidad para compartir nuestros espacios, de ayudar en caso de necesidad a nuestros vecinos si ocurre algún altercado en nuestras aceras, de confiar en el juego de nuestros hijos en la calle, de pensar cómo pueden funcionar mejor nuestros espacios públicos dependiendo de nuestras necesidades… de ahí a querer opinar en el diseño de la regeneración de nuestros espacios públicos, de demandar una cogestión para los mismos, hay un pequeño paso que deben propiciar administraciones e instituciones incluyendo acciones de participación ciudadana (pero de verdad) dentro de sus agendas.

Imagen: Málaga Hoy

Imagen: Málaga Hoy

[1] Gutiérrez, B.; Muxí, Z. (2011) Apuntes sobre Jane Jacobs. Muerte y vida de las grandes ciudades (p. 9). Madrid: Capitan Swing.

Dentro de nuestra particular batalla por el reconocimiento del #espacioPúblico, por la necesidad de pensarlo, proyectarlo y mimarlo, compartimos este proyecto de ENORME Studio, donde el mobiliario urbano se diseña para “devolver la ciudad a sus habitantes como un espacio público emocional, plural y relacional”. Porque son necesarias las propuestas para estos espacios que se alejen de la idea preconcebida y arcaica de que lo único necesario para un espacio público son “x” árboles + “y” banquillos.

“La plaza Jeanne d’Arc en Rennes es una típica plaza francesa, con iglesia incluida. Por un lado, la propia plaza se convierte en referente de un plan urbano que cambiará por completo la morfología de la ciudad. Por otro, los bancos giratorios se conciben como mobiliario urbano experimental que convierten el espacio público de la plaza en un lugar flexible y vivo: 1 banco gira y puedes sentarte enfrentado a tu amigo, 3 bancos giran y se propicia una asamblea. Un nuevo giro y una pareja se aísla del resto de personas. Una nueva plaza, Juana de Arco sobre ruedas”.

2016.07 ENORME Studio

Jean d’Arc On Wheels. Foto: Lea Waeytens + Sarah Berthet-Nivon

A %d blogueros les gusta esto: